El blog de Susana

El blog de Susana

Sobre estas páginas

En muchas páginas plasmo mi opinión y mis experiencias, por lo tanto, no es tribuna para discusiones. El mundo es diverso en opiniones.

El peligro de ser peatón

VidaPosted by sussicar Tue, October 02, 2018 10:00:54

Continuando con el diario vivir, mi hija me contó el otro día que un compañero le preguntó por qué su mamá la iba a dejar al colegio. Ambos fueron compañeros en la escuela básica y él vive a pocas cuadras de nuestra casa. Le aseveró, también, que ella vivía tan cerca y podía irse sola La mejor amiga de mi hija le respondió que no era su problema, y que, en el fondo, estaba celoso porque él tenía irse solo. Otra niña se entrometió y dijo que no era tan malo que la mamá la acompañara, pero que lo hacía desde el 1º básico. Mi hija está en quinto y va a un nuevo colegio, a un “Gymnasium” que queda a unos 15 minutos a pie desde nuestra casa. Podría llevarla en auto, como hace la otra gente, pero caminar es saludable, sobre todo, cuando no se puede (o quiere) practicar deporte. Aunque hay ciclovías, los niños no respetan las calles, ni semáforos ni peatones, aunque en cuarto año tuvieron que rendir una prueba, tanto escrita como práctica, sobre el uso de una bicicleta. La policía esta siempre la primera semana de clases controlando, y sólo esa semana hay cierto “orden”. Los otros días es como vivir en la jungla. Hoy en la mañana casi me atropelló un ciclista; quise cruzar el semáforo en verde y el niño (seguro de unos 11) no respetó el rojo. Me pasó rozando por el lado, y no alcancé a reaccionar para insultarlo. Al darme vuelta ya estaba a varios metros de distancia. La semana pasada uno se cayó al suelo, y debido a la pesada mochila, no podía ponerse de pie. Quise ayudarlo, pero me mandó al infierno con reiterados: “Todo en orden, todo en orden, todo en orden”. No me extraña, tampoco, que como adultos los ciclistas sean tan desvergonzados y se crean los reyes de las calles. Pero no sólo acompaño a mi hija al colegio para saber que llega bien, sino para pasar tiempo con ella. Tal vez su amiga tenga razón y sea pura envidia.



  • Comments(0)//miblog.susana-translations.de/#post2

El pasado es el culpable del presente

VidaPosted by sussicar Sun, September 23, 2018 18:41:44

¿Qué será del futuro con el presente que vivimos? Cuesta darse cuenta que la historia no está para aprenderse de memoria, sino para aprender de ella. Los hechos se repiten en forma cíclica hasta que alguien se atreve a romper con el círculo. Y no sucede sólo a nivel mundial, sino que en el seno de una familia. El chileno Pedro Engel lo llama “ancestrología”. Este señor, cuyo apellido significa “ángel”, se dedica a sanar el árbol familiar y merece todo mi respeto. La “crítica” por sí sola no basta sin una solución de fondo.

Quizá no sea fácil contestar la pregunta. Algunos dirían que, primero, porque no podemos conocer el futuro. Segundo, no vamos a ser testigos del futuro. Pues, yo creo que el futuro es predecible sin cartas ni objetos de adivinación. Si continuamos con nuestra conducta todo permanecerá estático, incluso aunque el mundo cambie. Mientras no nosotros no cambiemos algo, nuestro “mundo” será el mismo. Y aunque medio mundo se queja de cómo está el mundo a nivel mundial, pocos son los que se atreverían a hacer algo para cambiarlo. ¿Y qué se puede hacer?, es la pregunta del millón. Hay muchas soluciones. A nivel “espiritual” se encuentran la ancestrología, como mencionaba arriba, o el “ho'oponopono”. Soluciones poco ortodoxas, pero la historia muestra que revoluciones sangrientas han llevado a través de la historia a la liberación de pueblos, que luego cayeran en manos de gobernantes peores que los recién derrocados. La violencia genera más violencia.



  • Comments(0)//miblog.susana-translations.de/#post1

El entorno alemán 1

VidaPosted by sussicar Thu, September 20, 2018 10:43:43

Hace un par de días le contaba a una amiga chilena que me ha costado casi veinte años de mi vida comprender la psicología de mi entorno. Viviendo en el sur de Alemania desde hace casi 20 años y gozando del regalo de viajar con frecuencia por Europa, me he dado cuenta que el ser humano es igual en todas partes. No físicamente, obviamente, sino que interiormente. Acá también sufren de una envidia o arrogancia espantosas, y un miedo aún más horroroso, a la de vivir en desarmonía. Huyen del conflicto como si fuera la peste, lo que significa que no alzan sus voces contra las injusticias, sino que se quedan callados y miran para el lado (Como en muchas otras culturas), incluso si alguien está siendo robado o golpeado. Desde la infancia se elimina el deseo de lucha. Gritar es un pecado; el ruido de una autopista es preferible al de una escuela.

Durante los tiempos monárquicos, los niños no eran propios sino de los gobernantes; los hijos se tenían para el rey y sus juegos de guerra. Era un honor servir a la patria, y de ahí se comprende, porqué el pueblo aceptó lo que tuvo que aceptar. Pero no quiero referirme al pasado sino al presente. Los niños siguen criándose, de alguna forma, de la misma manera; las padres son desapegados y ya con seis años tienen que andar solos por las calles, yendo a comprar o al colegio. Con ocho se les permite entrar solos a la piscina (nadie pregunta si saben nadar). En los rostros de muchos se nota la desazón por la falta de un adulto acompañante; otros no quieren nada con sus progenitores. Muchos extranjeros desean “adaptarse”, educando a sus hijos de la misma manera, niños que después se sienten rechazados por sus padres o por el entorno que no los acepta por sus raíces foráneas. La triste realidad de una sociedad que se cree algo "especial". No todo lo que brilla es oro.









  • Comments(0)//miblog.susana-translations.de/#post0